lunes, 22 de febrero de 2016



Querido padre de Familia y Profesor

Reciban un cordial saludo,

En respuesta a la inquietud que ustedes nos suelen manifestar con mayor frecuencia, respecto a “qué ejercicios se pueden realizar para mejorar la atención en los niños”, nos permitimos compartirles la siguiente respuesta:

    1Seguramente su inquietud viene de la preocupación porque su hija o hijo es “desatento”, se demora para realizar las actividades que se le asignan por parte de los profesores y de los padres, porque interrumpe a otros compañeritos, porque se para con mucha frecuencia del puesto, queda a trazado, bota continuamente el lápiz, deja el cuaderno en la escuela, muestra baja motivación para realizar las actividades escolares, pero es muy activo para salir a jugar o ver la televisión, etc.

2   2Lo anterior es la queja más frecuente que nos llega por parte de profesores y padres de familia sobre sus estudiantes e hijos en etapa escolar, incluso a nivel de secundaria y universidad.

3   3Existen 4 tipos de atención (sostenida, selectiva, alternante y dividida), siendo la atención sostenida la menos fortalecida en los niños. Atención sostenida es poder iniciar, realizar y terminar una sola actividad o tarea con el menor número de interrupciones, es decir, no ser tan vulnerable frente a los distractores externos: movimientos, sonidos, imágenes; e internos: emociones, pensamientos.

4   4Es importante saber que la atención es un recurso limitado, quiere esto decir que, pasado un tiempo, que por lo general es después de media hora, la capacidad de atención de toda persona se va reduciendo. Seguramente a usted le habrá pasado que, señor padre de familia y profesor, en una reunión, conferencia, clase o viendo una película llegue a un punto donde se “despiste”.

5   5- También es importante saber que la atención es una capacidad cognitiva que en todo ser humano puede fortalecerse, como la memoria, la creatividad y la agilidad mental.
6
   6- La única manera para fortalecer la atención es entrenándola. Si su niño es desatento, posiblemente se deba a que no ejercita su atención. Es como querer tener buen estado físico sin salir nunca a trotar.

      7- Fortalecer la atención sostenida es muy sencillo:

Primero que todo hay que despertar emociones positivas en el niño para que quiera realizar las actividades. Uno hace mejor lo que le gusta, lo que le genera placer, satisfacción y poca obligación. Hay que lograr que el estudio sea un juego, una diversión.

Hay que controlar el entorno en el cual el niño realiza sus actividades: que no esté frente al televisor, así sea apagado; que no esté sobre la cama, no es lugar para estudiar; que personas que lo acompañen no coloquen música con un sonido alto que le interfiera al niño; no colocarlo cerca de una ventana por donde pueda distraerse; si tiene mascota que no esté cerca de ella mientras hace sus actividades; si después de media hora el niño pide un descansito concedérselo, pero no más de 5 minutos. Este descansito no podrá consistir en que vaya a ver televisión, a salir al parque, a jugar con la mascota… consiste en tomar un refresco, caminar un poco por la casa y regresar a su lugar de estudio, que ojalá no sea su habitación y menos sobre la cama. Es importante que el espacio donde el niño estudia cuente con buena iluminación, ojalá natural o luz blanca; que cuente con todos los materiales que necesita para hacer la actividad antes de comenzar a realizarla, para evitar que esté parándose reiteradamente para ir por la regla, el color, etc.

Evite pedirle un favor al niño mientras él se encuentra realizando sus actividades, o hablarle de un tema que no corresponda a la actividad que desempeña.

El niño logrará mayor atención o concentración en la medida que autorregule sus emociones y movimientos motores (mover los pies, la cabeza, golpear la mesa con el lápiz…). Es muy sencillo que su niño logre fortalecer la atención y autorregularse, para ello, los siguientes ejercicios le ayudarán:

  •     Consiga 15 ping pones verdes, 15 rojos, 15 blancos (o los colores del gusto del niño). Reúnalos todos y pídale al niño que ingrese dentro de un cajita, tarro o bolsa SOLO los ping pones de color verde, por ejemplo. Con este ejercicio también trabaja otras capacidades como discriminación visual, atención selectiva. En lugar de ping pones lo puede hacer con tapas, bolas de papel, fichas de arma todo, etc.

  •     Son muy conocidos y efectivos los rompecabezas. Entre más pequeño el niño el número de piezas del rompecabezas deberá ser menor y el tamaño de las piezas más grande. Esto varía según la edad.

  •    Vaya con el niño al parque y dígale que mientras usted recogerá todas las piedras pequeñas blancas que vea, él recogerá las piedras pequeñas negras. Puede variar por hojas de árboles grandes y pequeñas.

  •    Consiga un lazo de 3 metros o más. Extiéndalo formando un camino no recto, incluso puede ser un círculo, y pídale al niño que camine despacio sobre éste, que si coloca un pie por fuera del lazo deberá comenzar. Luego puede variar pidiéndole que salte sobre el lazo en el pie derecho, luego izquierdo, luego con ambos pero de espaldas, etc.

  •    Vayan al parque con más niños y hagan una carrera atlética. Pero, una carrera atlética donde gana no el primero que llegue sino el último. Es una carrera de tortugas. Ningún niño deberá permanecer quieto, todos deberán moverse y dar pasos hacia delante, pero gana el que más se demore. Esto para trabajar el control inhibitorio y la impulsividad.

  
Mente Sana desea haberle aportado significativamente en tomar claridad frente a su inquietud.


Consulta:

www.mentesana.co