Entradas

Imagen
Manejo de emociones en la crianza de sus hijos (parte II de III)

Pautas de crianza Las pautas de crianza son una invitación para aprender a educar y convivir con su hijo de manera adecuada, siendo empático y buscando ir más allá, es decir observar los comportamientos pensando en cuáles son las necesidades que  llevan al niño a manifestar ciertas conductas, que en ocasiones el adulto califica como inadecuadas. Ir más allá es empezar a conocer y satisfacer las necesidades de los niños y adolescentes.
Las pautas de crianza buscan proporcionar estrategias, que faciliten a los padres un conocimiento del hacer y saber acerca de una educación satisfactoria y facilitadora con sus hijos. Aprendiendo acerca del desarrollo evolutivo del niño y las diferentes características que se evidencian en cada etapa, permiten  hacer frente a las necesidades que se evidencian en los comportamientos del niño o adolescente, por ello abordar cada etapa de vida facilitan el manejo empático de la crianza asertiva pa…
Imagen
Manejo de emociones en la crianza de sus hijos Parte I de III
Introducción Tener hijos es una experiencia que se vive cada día con diversos sentidos, es empezar a ver la realidad desde una percepción diferente a la que se esperaba, es darle un cambio a tus sueños, es establecer vínculos emocionales, materiales y espirituales con otro ser que hace parte de ti.
Poco a poco todo se va regulando y se va entrando en la cotidianidad, pero en ocasiones no se sabe qué hacer, si implementar castigos físicos o psicológicos, si enviarlos donde los abuelos que les ayuden a educarlos o por lo menos les ayuden a permanecer  un rato con  ellos, mientras se realizan otras actividades, o dejarlos en el colegio durante todo el día, todo ello buscando la opción posible para aceptar que el hijo real no es el hijo soñado, y  con el pensamiento a ciertas preguntas que facilitarían la experiencia como padres ¿un manual de instrucciones haría más fácil mi labor de padre o madre? ¿Cuándo pasará la etapa en la qu…
Imagen
11 principios de la neuroeducación
Con base en la experiencia docente y la revisión bibliográfica en torno al aprendizaje del cerebro, he propuesto fundamentar el proceso de aprendizaje-enseñanza en 11 principios que, de ser tomados con responsabilidad principalmente por el docente más que por el estudiante mismo, estaríamos abocados satisfactoriamente ante, por fin, el goce de aprender y enseñar.
No deja de ser un estado semi ideal la definición de los 11 principios que propongo, advirtiendo que el reto está, justamente, en pasar a un estado plenamente ideal, y no por irrealizable, sino por representar un alto grado de madurez en el proceso de aprendizaje-enseñanza.
La idea elemental para definir los 11 principios parte de la experiencia que todo ser humano, por lo menos una vez en su vida, ha vivido, o por lo menos ha deseado vivir: enamorarse. A sabiendas que estar enamorado es un estado en el que aún no se llega al amor propiamente, con los 11 principios de la neuroeducación se da i…
Imagen
Querido padre de Familia y Profesor
Reciban un cordial saludo,
En respuesta a la inquietud que ustedes nos suelen manifestar con mayor frecuencia, respecto a “qué ejercicios se pueden realizar para mejorar la atención en los niños”, nos permitimos compartirles la siguiente respuesta:
    1- Seguramente su inquietud viene de la preocupación porque su hija o hijo es “desatento”, se demora para realizar las actividades que se le asignan por parte de los profesores y de los padres, porque interrumpe a otros compañeritos, porque se para con mucha frecuencia del puesto, queda a trazado, bota continuamente el lápiz, deja el cuaderno en la escuela, muestra baja motivación para realizar las actividades escolares, pero es muy activo para salir a jugar o ver la televisión, etc.
2   2- Lo anterior es la queja más frecuente que nos llega por parte de profesores y padres de familia sobre sus estudiantes e hijos en etapa escolar, incluso a nivel de secundaria y universidad.
3   3- Existen 4 tipos de aten…
Imagen
Sah, una vida de bienestar cognitivo parte III de III


Ahora, en la adultez mayor, Sah se enfrentaba a una “extraña” dificultad en su vida: notaba que en los últimos meses, familiares y amigos, le decían con cierta frecuencia que notaban que su capacidad para definir objetivos en la vida y pensar en actividades que condujeran hacia su cumplimiento era menor; y que, además, en cada actividad que hacía no se fijaba si le resultaba bien: no evaluaba sus actos.

–Sah, tú ya no planeas ni ordenas tus ideas. Tu único norte es Vicente.
Sah no comprendía en ese momento lo que familiares y amigos le decían. Para lo que pidió mayor claridad.
Uno de sus familiares le dijo:
-Mira Sah, recuerda cuando tres semanas a tras nos invitaste a ir contigo al mercado. Cuando llegaste, tarde por demás, no nos dijiste lo que íbamos a hacer aun cuando te lo preguntábamos insistentemente, es decir que tú no te habías fijado un propósito para ir al mercado. Una vez decidimos comprar algunas frutas para preparar un pos…
Imagen
Sah, una vida de bienestar cognitivo (parte II de III)

...Se encontraba Sah preparando una exposición para su clase de creatividad en la universidad, y sentía tener un bloqueo mental; contaba con la información, no quería presentarla de manera aburrida y típica, pero tampoco sabía cómo hacerlo de otro modo...
Además de la angustia que sentía, siendo consciente de su baja tolerancia a la frustración, Sah terminaba por concluir que el ser creativo está destinado para músicos y pintores, así como pareciera que ser buen filósofo solo fuera cuestión destinada y agotada en los griegos de la antigüedad.
Solía pensar Sah que a sus 23 años de edad el asunto de la creatividad estaba cerrado. A su edad, decía, ya no podría obtener mayor creatividad, e inteligencia en general.
-Sah, qué te ocurre? Le preguntó su madre.
-Hablaré de creatividad sin la menor muestra de ello en mi exposición. Al no ser artista no cuento con esa capacidad desarrollada.
-Toma este trozo de plastilina. Le dijo su madre, agrega…
Imagen
Sah, una vida de bienestar cognitivo (parte I de III)